Hoy os traigo un increíble proyecto de renovación de una cocina. Es increíble por varios motivos, pero sobre todo porque la renovación se basa sobre todo en la pintura. Así, la pintura de techos, paredes, módulos de cocina y, atención, ...

Para mí, un buen antes y después es un chute de motivación para pensar en emprender cualquier proyecto. Después de ver la imagen superior, el resultado final de una renovación de una cocina ahora preciosa, antes horrenda, la conclusión a ...

El cabecero de este dormitorio es una vieja puerta de armario a la que quité las bisagras y el pomo, masillé un poquito el orificio del mismo y pinté en un fuerte color verde turquesa, mucho antes de poder traerla ...

Hace unos días os mostraba una selección de mesitas auxiliares en el blog, ideales para aderezar un rincón del salón o de cualquier zona de la casa. Justo un par de días más tarde, sin buscarlo, me encontré con una ...

De taburete anodino a pieza de moda. Este taburete (tenéis la foto del antes un poco más abajo) apareció en un paseo con mi amiga y compañera de rastros Natalia. Es un taburete de cocina, creo que ya descatalogado, de ...

El cobre está de moda, y me encanta! Así que ese fue el color elegido para renovar una lámpara que compré en un rastro, creo que por tres euros, y que inicialmente pinté en color turquesa claro para el dormitorio ...

Este es el aspecto que tiene hoy mismo el comedor de mi cocina, el office, si queréis (es una palabra que me gusta bien poco). He puesto la mesa perpendicular a la pared, y se ha quedado fuera de la foto ...

Un buen antes y después genera tantas endorfinas a quienes nos gustan las transformaciones rápidas y vistosas como correr una maratón. Objetos que estaban condenados al olvido más absoluto de repente consiguen, por méritos propios, un espacio en nuestras estanterías, ...

Los cambios no siempre son a mejor. Aunque, solo por el gusto de intentarlo, merezca la pena, la verdad es que no hay una garantía cien por cien fiable de que el después sea mejor que el antes. Es ni ...

Apoyadito en el contenedor y en perfecto estado, ¿quién lo hubiera dejado ahí? Yo no, sin duda. Y tengo que reconocer que, por una vez, no me desagradaba el aspecto previo del sillón, aunque tenía un brochazo verde en una ...