Rural y vintage, una casa en la Ibiza más auténtica

Este fin de semana es de ritmo lento, de bajar a la playa cuando la gente ya se está empezando a ir a casa, huir un poquito del sol y buscar la sombra. Preparar té con limón helado y mover un poquito los muebles de la terraza. Poner un cojín nuevo, colgar unas cortinas en la pérgola. Pintar con las niñas. Y poco más. Ya es bastante, ¿no?

Disfrutad mucho!

La casa de Danielle y James apareció publicada en White-Ibiza.