Masculino, potente, neutro

En un sutil tránsito hacia el otoño, parece que los colores neutros, las tonalidades más rotundas y masculinas, aderezadas con la piedra natural, el hierro y la madera en su versión más ruda, sean los ingredientes principales de un menú decorativo muy agradable. Dobles puertas de hierro abiertas al patio, para aprovechar al máximo esas comidas – que ya casi se pueden hacer al sol -, y esas cenas en las que, quizá, necesitemos echarnos encima una mantita.

 ¿Qué tal por vuestras latitudes? ¿Os habéis puesto ya manguita? Por aquí seguimos con los tirantes….

Feliz semana!

imágenes: Bolig Magasinet