Agroturismo en Menorca: Es Bec d´Aguila es puro placer decorativo

Durante los primeros días del confinamiento, escribir y contar cualquier cosa que podría calificarse como frívola estaba (o a mí me lo parecía) completamente fuera de lugar, porque los primeros fuera de lugar éramos nosotros. Ahora, más de un mes después, seguimos en un estadio extraño, y por eso mismo nos hemos planteado qué comunicar y cómo hacerlo para no estar al margen de la que está cayendo.

En ese punto, he llegado a la conclusión de que estamos juntos en esto y de que todas las formas de llevarlo son posibles y son lícitas, porque lo importante es llevarlo lo mejor posible. Por eso, porque aunque ahora estemos encerrados en casa, cada uno con nuestra circunstancia, pasándolo mejor o peor, siempre la vida se ha basado en actitudes, y la que aquí quiero plasmar es la mía propia: esperanza. Esperanza y optimismo de que volveremos a salir, y tendremos salidas épicas como en las mejores epopeyas. Vamos a seguir saliendo (de momento con la imaginación) descubriendo sitios increíbles como el que te presento hoy.

Quién sabe si vives en un entorno urbano o en uno rural, si tienes la posibilidad de aplicar ideas de lo que aquí ves hoy o simplemente te abre la puerta a imaginar unas vacaciones, a reservar un espacio idílico como este, porque eso te va a ayudar a fijarte una meta y a ponerte una ilusión en la mente para un futuro cada día más cercano.


Por eso, en esta ventana que es Ministry of Deco vas a seguir viendo espacios inspiradores, lugares que pueden convertirse en un referente y que sobre todo nos producen placer visual.
La de hoy es una finca en Menorca. En noviembre tuve el placer de visitar la isla, que evidentemente por las fechas no estaba llena de gente, tan solo los locales y algunos como nosotros que disfrutamos muchísimo aquellos escenarios verdes, pausados y rurales de la isla balear.

Allí se situa Es Bec d´Aguila, una finca rural con un interiorismo revisado, obra del estudio parisino Atelier du Pont. Un lugar donde dejarse mimar por sus productos orgánicos de producción propia y donde es posible organizar todo tipo de actividades. Lo que viene a ser un sueño en forma de agroturismo en Menorca. Piedra de Marès, barro, hidráulicos, mobiliario de obra y un fuerte sabor local para un espacio fácil de habitar y que ahora mismo resulta muy, muy inspirador.

En sus salas, en el recibidor, en la cocina,… en todos y cada uno de los espacios se respira un estilo relajado pero chic, que eleva el rústico a una potencia decorativa inusitada.

Las influencias baleares son notables, y no esperábamos ni permitiríamos menos, pero también se dejan sentir otras influencias en la elección del mobiliario. Sin duda, nos quedamos con la inspiración que nos llega de estos dormitorios, auténticos santuarios del relax.


¿Nos apuntamos Es Bec d´Aguila para una escapada a Menorca?